Diversas mujeres denuncian a Derrick May por abuso sexual

El pasado septiembre, y sobre todo al hilo de la detención y posterior muerte de Erick Morillo, empezó a sonar con fuerza una información que sacudió los cimientos de nuestra industria: Derrick May, uno de los héroes del techno más venerados de la historia, era denunciado de abuso sexual por diversas mujeres. El detroitiano Michael James fue quizá quien llegó más lejos, con un post en Facebook bastante escabroso. Poco después, May y su abogado firmaron un comunicado rechazando cualquier acusación y asegurando que todo se debe a un conflicto de intereses por culpa de los royalties pendientes de Strings of Life.

Pues bien, hoy DJ Mag, en su edición británica, publica un amplio reportaje firmado por Ellie Flynn en el que dan cuenta de los testimonios de diversas mujeres, que confirman estos acosos y agresiones a lo largo de veinte años y en países y continentes como Estados Unidos, Reino Unido y Europa, y Nueva Zelanda.

Las mujeres que protagonizan el reportaje han decidido dar su versión de los hechos ahora al ver que no eran las únicas que habían pasado por lo mismo. De hecho, algunas de ellas ya aparecían en el post de James y, por ello, han recibido mensajes amenazantes por parte de los fans de May. Ahora quieren tomar el control de la narrativa y, según DJ Mag, esperan que con sus testimonios otras mujeres den el paso de denunciar la actitud del detroitiano.

Los testimonios son de todo tipo: dos amigas que consiguen entrar en el backstage de May y este les toca y estruja con fuerza el culo; una mujer a la que sienta en una escalera y le acerca el pene a la cara; e incluso una chica que en una fiesta con Derrick y otros amigos empieza a sentirse mareada y confundida y lo siguiente que recuerda es al DJ desnudo y con el pene erecto dándole un beso con lengua por la fuerza.

El artículo concluye con unas palabras de Derrick May que desmienten categóricamente todo lo dicho utilizando la carta racial y con argumentos tan peregrinos como el siguiente: «¿Debo colaborar bajo coacción con mi propia victimización a manos de una prensa abiertamente hostil que amplifica los supuestos temores de mujeres privilegiadas y anónimas en un linchamiento por Internet?»

Puedes leer el artículo pinchando en el enlace.