Investigadores alemanes encuentran la solución para hacer clubbing libre de COVID-19

La iniciativa Restart-19, el estudio científico que puso en marcha la Universidad de Medicina de Halle (Alemania) el pasado agosto, (con el visto bueno y la colaboración de las delegaciones ministeriales en la región de economía, ciencia, cultura, turismo, digitalización y asuntos sociales), -nótese la diferencia con España- ya tiene resultados.

Restart-19 reunió a 2.000 voluntarios en una sala de conciertos en Leipizig El objetivo del estudio realizado por la Universidad de Halle fue estudiar la transmisión del virus en un espacio cerrado con diferentes configuraciones: socialmente distanciados, parcialmente distanciados y nada distanciados. Se utilizó maquinaria para estudiar el flujo de aire y también desinfectantes de manos fluorescentes para observar el contacto de la gente entre la multitud.

Los resultados del informe (que puedes leer aquí) confirman que si se aplican las normas sanitarias oportunas en conciertos, clubbing o eventos similares el riesgo de transmisión es «bajo, tendiendo a muy bajo». En el informe se destaca que una buena ventilación sería crucial para minimizar los riesgos. Se recomienda la instalación de una tecnología de ventilación adecuada y el uso obligatorio de la máscara. La organización de conciertos, clubbing y eventos deportivos se tendría que adaptar según el lugar y el número de participantes, utilizando diferentes puertas de acceso al evento se podrían organizar eventos de estas características con un riesgo de transmisión muy bajo.

Público en el evento organizado por Restart-19 en Leipzig (Alemania)

Los resultados del informe reafirman la hipótesis de que los contactos que tienen lugar durante un evento de estas características no involucran a todos los participantes. El pasado 28 de octubre, Angela Merkel, anunciaba un consenso con las autoridades regionales para cerrar durante un mes bares, restaurantes, cines, teatros, conciertos, clubbing y cualquier actividad de ocio en espacios cerrados que iría acompañado de compensaciones a los afectados. Si después de este cierre se aplicasen las recomendaciones del estudio de Halle permitiría a la industria relacionada con la cultura de club y conciertos recuperarse lentamente.