Inside Business: Gonçalo Miranda, Dreambeach

Al habla con el director artístico de Dreambeach sobre sueños imposibles (y otros cumplidos), la introducción de la música urbana en el festival, cachés astronómicos y la burbuja festivalera.

Inside Business nace con la intención de explicar qué y quién hay detrás del negocio de la música electrónica. Cuando vamos a un club o a un festival solo nos fijamos en los DJs y artistas que allí actúan, en pasarlo lo mejor posible, bailar, socializar y disfrutar de todo lo que comporta el término «entretenimiento»: detrás de todo esto hay una industria potente, ya indivisible del sector del ocio nocturno, la hostelería y el turismo.

«Un artista vale lo que genera». Sin pelos en la lengua Gonçalo Miranda, un veterano de la escena techno de este país, aunque de nacionalidad portuguesa, que hoy por hoy es el máximo responsable de la programación de Dreambeach Festival, además de formar parte de otros grandes eventos como Hallowants.

Dreambeach Festival tendría que haberse celebrado el próximo mes, pero ya ha anunciado su retorno para los días 4, 5, 6, 7 y 8 de agosto de 2021.

Eres el máximo responsable de la parcela de la dirección artística. ¿Pero cómo es el equipo de contrataciones? ¿Cómo se consensúan las mismas y con qué criterios?

El equipo de contratación de la empresa somos Fatima Rodriguez y yo. Yo estoy más especializado en la electrónica (por eso en Dreambeach soy la cara más visible) y ella en la música ecléctica, pero esto es una democracia y todos podemos y debemos opinar. Desde el CEO, al equipo de oficina, pasando por el gabinete de prensa, community ma- nagers, diseñadores gráficos, etc… somos como una familia y todas las opiniones son válidas, se estudian y se analizan con criterio basado en conocimiento musical, tenden- cias e información real, como pueden ser las estadísticas de redes sociales, encuestas, etc etc… hay un gran trabajo detrás de cada cartel

Se dice eso que en España todo el mundo es seleccionador nacional, y lo mismo se podría extrapolar al panorama festivalero, todo el mundo (dice) ser capaz de confeccionar un cartel. Pero tú que estás curtido en esto, ¿qué hace falta para ser director artístico?

Si quieres conocer lo que quiere tu público tienes que ser, pensar y sentir como ellos. An- tes de ser director artístico, debes de ser “raver”. Ponte unas zapatillas cómodas y ve a todos los festivales que puedas, “empápate” de cultura festivalera y, sobretodo, baila… baila mucho!!

A partir de ahí, hay un enorme trabajo de formación personal, que incluye el conoci- miento de idiomas, leyes, impuestos y un sin fin de burocracias que cada vez más son necesarias para entender el complejo mundo de la contratación artística. Ojalá todo fuera coser y cantar. 🙂

Dreambeach siempre ha hecho gala del eclecticismo: de la EDM al techno underground pasando por el big room y mucho más. ¿Pero qué es lo que le tira realmente a Gonçalo?

¡¡Gonçalo es techno!! Pero reconozco que estilos como el drum & bass o el hip-hop me gustan muchísimo. Y fuera de la electrónica, soy un apasionado del rock… esa fue mi juventud y me enorgullezco de ella.

A estas alturas, aún hay quien necesita explicaciones de por qué hay música urbana en un festival eminentemente electrónica. ¿Tú qué le diríais a alguien que frunce el ceño por ver a determinados artistas?

Yo era de los que fruncía el ceño cuando alguien hablaba de artistas de música urbana en los festivales de electrónica, pero como dije al principio de esta entrevista, tienes que saber lo que quiere tu público.

Un día decidí pasear por el camping y parking de Dreambeach, y para mi gran sorpresa, no escuché solamente electrónica. En muchos coches se “perreaba” y en muchas tiendas de campaña se “trapeaba”. Ahí te das cuenta que no puedes tener prejuicios a la hora de confeccionar un cartel.

Con estas contrataciones, ¿creéis que atraéis a un público distinto al habitual de Dreambeach que paga su entrada por ver a Richie Hawtin o a Alesso?

Existe una enorme competencia en el mundo de los festivales, no es que atraigamos a un público distinto con contrataciones de música urbana, simplemente damos más opciones al público en general para que nos elija a nosotros, se llama abrir el abanico.

Del mismo modo que habéis introducido la música urbana, ¿contempláis la posibilidad de volver a esos shows en directo del tipo Chemical Brothers, Goldfrapp, Orbital, Pet Shop Boys como se hacía en el antiguo Creamfields?

Por supuesto que si… pero en mi humilde opinión, actualmente existe una carencia de este tipo de bandas. Nuestro público es bastante joven, si les hablas de Goldfrapp o Pet Shop Boys, probablemente una gran mayoría no sabe ni quienes son. Pero en Dreambeach siempre hemos apostado por la música en directo, recuerdo los conciertos de The Prodigy, Pendulum, Snoop Dogg, etc…

¿Cuál es la espinita clavada que más te duele en materia de contrataciones?

Skrillex, Eminem y The Chemical Brothers. Todos los años lo intentamos, pero no hay manera…

¿Y el artista más difícil de contratar que finalmente se dejase seducir?

Ricardo Villalobos … cuando lo vi subir las escaleras de la Dreams Tent no me lo creía.

¿Cuál es tu mejor recuerdo del festival?

Tengo dos recuerdos inolvidables. El primer en 2015, junto a Paco Toro (CEO) y José Moreno en el escenario principal, con Armin Van Buuren pinchando mientras salía el sol. Ahí me di cuenta que estábamos construyendo algo muy bonito. (adjunto foto, aunque falte José).

El segundo, durante la sesión de Ricardo Villalobos en la Dreams Tent. Miraba alrededor y estaban Richie Hawtin, The Martinez Brothers, Loco Dice, todos bailando y disfrutando… recuerdo que la coordinadora de logística estaba loca porque algunos artistas deberían haberse ido y seguían ahí de fiesta sin querer moverse. Por fin había conseguido uno de mis objetivos, transformar la carpa en un auténtico club. Ese tipo de sentimientos/momentos solo los consigues bajo el techo de un club, y nosotros lo habíamos logrado en un festival.

Para 2021 anunciasteis que gran parte del cartel de 2020 se mantendría. ¿Pero habrá alguna novedad? ¿Te preocupa que el hecho de que haya obligaciones contractuales no muestre del todo la realidad musical de 2021?

Sí, hay muchas y grandes novedades para 2021. Pronto empezaremos a anunciar nuevas incorporaciones al cartel.
Es difícil saber cual será la realidad musical en 2021, pero si os soy sincero, me preocu- pa mucho más saber si en esa fecha podremos estar todos juntos bailando sin distancia de seguridad y mascarilla bajo las estrellas.

¿Qué respuesta os habéis encontrado por parte del público? ¿Hay un alto porcentaje que mantiene las entradas?

Los dreamers son el mejor público del mundo. Sé que suena a tópico pero te puedo decir que hasta el momento más del 75% ha mantenido su entrada. Aún no tenemos una cantidad exacta pero la respuesta ha sido simplemente impresionante. Aprovecho la oportunidad para darles las gracias por la confianza, es realmente impresionante… me faltan palabras.

¿Cómo crees que le sentará a la burbuja de los festivales una crisis tan galopante como la derivada del COVID?

Hasta el momento, todos o casi todos los grandes festivales han anunciado sus fechas en 2021 y algunos incluso sus carteles. Necesitamos más tiempo y ver la evolución del COVID para poder hacer una evaluación concluyente. Hacerlo ahora sería imprudente y precipitado.

Y en cuanto a los cachés de los artistas, ¿crees que bajarán o todo lo contrario?

Un artista vale lo que genera. En mi opinión los cachés no van a cambiar a no ser que los aforos cambien. Me explico, si el festival solo puede vender 20.000 entradas, lo más lógico es que el caché del artista sea más bajo que el actual, que podemos vender hasta 40.000 por día.

¿Qué opinión te merece que estemos en julio, tres semanas después del fin del estado de alarma y que aún no podamos bailar en la pista?

Como profesional me preocupa, como persona me rompe el corazón. ¡¡Como echo de menos unos buenos bailes!!